Una declaración, a medias

Madrid, a medias (mam) es un relato que da cuenta de una ciudad alumbrada en los últimos tiempos. Una versión urbana emplazada en huertos comunitarios, proyectos auto-gestionados y solares liberados. La ciudad que los vecinos cuidan y cultivan, que las vecinas auto-construyen y narran en común. mam es una historia sobre aquellos que se hace cargo de los asuntos de la ciudad, una demostración del amueblamiento y liberación del espacio urbano, una instalación que enseña y muestra una ciudad que aprende.

Una demostración y testimonio de la inventiva vecinal. Madrid, a medias es prueba de experimentos de calle que liberan otras imaginaciones urbanas. Una ciudad hecha en común, con materiales reciclados, diseños informales y visiones esperanzadas. La ciudad que se rebela contra la crisis de austeridad y revela otras naturalezas urbanas. Eco de luchas y afanes que llegan de épocas previas y viajan desde otras geografías. mam es un ensayo de las expresiones posibles que puede adoptar la ciudad auto-construida.

Un archivo, una versión de las muchas posibles. Madrid, a medias es un repositorio de aprendizajes, afectos y sensibilidades que desbordan la ciudad. Archivo de otros archivos urbanos y desobedientes. Catálogos e inventarios que enredan y ensayan con lenguajes estéticos y formatos documentales en sus narraciones urbanas. mam es un punto intermedio, una obra en tránsito, una bifurcación que deriva hacia otros lugares. Destinada a ser modificada, remezclada, ignorada… mam es un archivo/medio para prototipar una ciudad más justa.

Una infraestructura, instalación que reúne y ensambla proyectos, relatos, agentes, lugares… que especulan con otra forma de vida urbana. Sitios donde se tejen vínculos y se traman amistades. Donde el espacio público se re-amuebla material y conceptualmente, una ciudad mo(b)ilizada que libera preguntas que no teníamos. Madrid, a medias toma inspiración de esas infraestructuras críticas y despliega un mueble provisional para problematizar la forma de la ciudad que tenemos, que queremos.

Un manifiesto de la ciudad que aprende y se afana conjuntamente: ruta e itinerario para transitar el laberinto de la experimentación urbana. mam enseña la ciudad que se auto-instruye, aquella que acondiciona el solar y la plaza para sus propios aprendizajes. La ciudad donde vecinas y vecinos aprenden a hacer ciudad. Una ciudad hecha a medias: hecha entre todas, a medio hacer.